Casos de alergia en aumento

La alergia es una respuesta exagerada al contacto con sustancias comunes del medioambiente. Se presenta en personas atópicas, es decir, aquellas que tienen predisposición genética para enfermedades alérgicas. Son enfermedades inflamatorias, crónicas que afectan la calidad de vida, personal y familiar. Alterando en muchos, el rendimiento escolar y laboral.

Desde hace decenios hay un incremento de la alergia, debido a diversos factores: contaminación ambiental, cambios climáticos, estilo de vida (sedentarismo, alimentación). Se estima que afecta a entre el 15% y el 30% de la población mundial.

Las enfermedades alérgicas más relevantes son: alergia alimentaria, dermatitis atópica, rinitis alérgica, asma, urticaria/angioedema, alergia a drogas y picadura de insectos. Pueden presentar manifestaciones de variadas intensidades, desde un síntoma leve como estornudo o picazón, hasta graves como shock anafiláctico, con desenlace incluso fatal.

En la alergia alimentaria, las manifestaciones más precoces comienzan luego de la introducción de fórmulas lácteas en base a proteínas de vaca. Pueden presentar vómitos, cólicos, diarrea, síntomas respiratorios (rinitis, asma) en piel y aún comprometer el crecimiento del niño. Se estima que aproximadamente el 5% de los niños y el 1 % de los adultos, presenta alergia alimentaria. En general, evolucionan hacia la remisión y más del 50% de los niños toleran la leche de vaca luego de los 4 años de edad. Otros alimentos alergénicos en niños son trigo, huevo, maní y soja, y en adultos, pescados, mariscos. Todos los alimentos son potencialmente alergénicos. También los aditivos alimentarios, pueden producir reacciones de intolerancia.

En la dermatitis atópica hay afección inflamatoria de la piel con intensa picazón. La prevalencia es del 10%. Comienza alrededor del 60% de los casos antes del año de vida, remitiendo a partir de los 3 años en forma paulatina. Persiste en forma intermitente, más leve en el 10% de los adultos jóvenes. Puede empeorar con ciertos alimentos y ácaros del polvo.

Cuando se presenta rinitis alérgica, hay inflamación de la mucosa nasal que causa uno a todos de los siguientes signos: picazón nasal, estornudos, secreción acuosa y obstrucción. Tiene una prevalencia del 15% y puede coexistir con asma, al que evoluciona en 50% de los casos. Puede complicarse con sinusitis, falta de olfato y sentido del gusto, apnea de sueño, entre otras.

El asma es la inflamación de la vía aérea inferior que produce desde tos, hasta dificultad respiratoria (“falta de aire”). Presenta distintos grados de severidad y en ocasiones fatal.

La rinitis alérgica y el asma pueden ser confundidas con resfrío y bronquitis virales. La alergia suele erróneamente ser, sub o sobre diagnosticada, llevando a tratamientos incorrectos.

Debido a que las enfermedades alérgicas comienzan generalmente en la niñez, ese es el mejor momento para actuar.

¿Qué debemos hacer los pediatras? Detectar precozmente la alergia. Informar y educar a la familia. Conseguir una política sanitaria eficiente. Con esto lograríamos, atenuar el incremento de las enfermedades alérgicas.

Fuente: http://www.lavoz.com.ar/suplementos/salud/especialidades/casos-alergia-aumento

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?