Con prevención, pueden evitarse la mitad de los casos de cáncer de colon

Con prevención, pueden evitarse la mitad de los casos de cáncer de colonEl cáncer de colon es la segunda causa de muerte por tumores en el país, tanto en hombres como en mujeres, luego del cáncer de pulmón. Pero más de la mitad de las muertes que se producen por este tipo de tumor pueden ser evitadas, si se implementan controles médicos regulares, ya que el diagnóstico precoz aumenta las posibilidades de curación.

A partir de los 40 años tanto hombres como mujeres tienen un mayor riesgo de desarrollar este tipo de cáncer, un riesgo que aumenta con el paso de los años. Otros factores que pueden incrementar el riesgo de cáncer colon son obesidad y falta de ejercicio, tabaquismo, ingesta de alcohol y factores genéticos vinculados a mutaciones genéticas hereditarias.

Con motivo del Día Mundial de la Prevención del Cáncer Colorrectal, que se conmemora cada 31 de marzo, desde el Ministerio de Salud de la Nación recordaron que la alimentación saludable y los controles médicos son claves para evitar esa enfermedad, que es una de las principales causas de muerte en el país.

El cáncer colorrectal (CCR) se encuentra entre los de mayor incidencia y mortalidad tanto a nivel mundial como en la Argentina, donde es el segundo cáncer más frecuente del total de casos en ambos sexos, detrás del cáncer de mama. Según cálculos de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (International Agency for Reseach on Cancer, IARC), en nuestro país se registraron 13.558 nuevos casos en 2012, de los cuales 7.237 fueron en hombres y 6.321 en mujeres. El CCR causa aproximadamente 8.000 muertes por año en Argentina, ubicándose detrás del cáncer de pulmón, con 9.273 muertes, y precediendo al cáncer de mama que produce 5.700 defunciones cada año.

“Este tipo de cáncer, que se desarrolla en el intestino grueso, es uno de las más prevenibles ya que presenta una lesión precursora de lento crecimiento, que puede ser detectada y tratada tempranamente, por eso estamos enfocados en la prevención y la detección temprana, que nos permite curar a la gran mayoría de los pacientes”, subrayó Ubaldo Gualdrini, coordinador del Programa Nacional de Prevención y Detección Temprana del Cáncer Colorrectal (PNCCR) que lleva adelante el Instituto Nacional del Cáncer (INC). En estos días se redoblaron en las redes sociales las campañas del PNCCR para concientizar a la población sobre las medidas de prevención y control de esta enfermedad.

Más del 90% de los casos de CCR se dan en personas mayores de 50 años, mientras que el 75% se desarrollan en la población general, es decir, sin factores hereditarios que incrementan su riesgo. Un 25% de los casos se registra en personas con antecedentes propios o familiares: estos grupos de mayor riesgo deben ser controlados de manera diferencial ya que requieren exámenes periódicos.

Más vale prevenir que curar

En este tipo de enfermedades, por prevención se entiende tanto modificar hábitos de vida nocivos para evitar que se produzca como detectarla a tiempo para aumentar las probabilidades de cura.

En este sentido, Gualdrini señaló que el cáncer colorrectal se puede prevenir con un estilo de vida saludable que comprenda una alimentación rica en frutas y verduras y con bajo contenido en grasas, con la práctica regular de deportes o ejercicios físicos y evitando el consumo de tabaco y la ingesta excesiva de alcohol. Además se recomienda que las personas sin antecedentes personales o familiares de CCR se realicen a partir de los 50 años -y hasta los 75 años- un test de sangre oculta de materia fecal por año y, en caso de producirse un resultado positivo, se hagan una colonoscopía.

“El test de sangre oculta en materia fecal permite detectar muy pequeñas cantidades de sangre en heces, no observables a simple vista, que pueden provenir de múltiples causas, dentro de las cuales se encuentran los pólipos adenomatosos (precursores del cáncer) y el cáncer colorrectal”, explicó Gualdrini, quien remarcó que “este método demostró en estudios poblacionales una reducción de la incidencia y mortalidad por cáncer colorrectal y es una de las estrategias con mejores resultados”.

Por su parte, la doctora Mónica Moghames (MN 73743), miembro del “Instituto de Inmunooncología Dr. Ernesto J.V. Crescenti” habló de la importancia de efectuar una colonoscopía a tiempo, para el diagnóstico precoz.

“Uno de los estudios más importantes para el diagnóstico del CCR es la colonoscopía, que le permite al médico examinar el colon o intestino grueso. Debido a que el estudio puede resultar incómodo y ocasionar molestias, frecuentemente un anestesiólogo se encarga de realizar una sedación anestésica para mayor comodidad y seguridad”, detalló la especialista, quien puntualizó que “para realizar el estudio es necesario que el intestino esté limpio, para lo que el paciente debe prepararse con laxantes, una dieta simple y ayuno de 6 horas”.

Según Moghames, “la prueba se realiza en unos 30-45 minutos aunque puede llevar más tiempo dependiendo de los hallazgos que se encuentren o si se lleva a cabo algún procedimiento terapéutico o toma de biopsias”.

¿Quiénes deberían realizarse este estudio? Mayores de 50 años de edad, mayores de 40 años con antecedentes familiares o personales de pólipos o cáncer colorrectal y personas con antecedentes de enfermedades inflamatorias intestinales (colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn).

Fuente: http://www.infobae.com/2015/03/30/1719121-con-prevencion-pueden-evitarse-la-mitad-los-casos-cancer-colon

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?