Cuánto saben las mujeres sobre cáncer de mama

Cuánto saben las mujeres sobre cáncer de mamaEn el mes internacional de lucha contra el cáncer de mama, un relevamiento investigó el conocimiento de las mujeres sobre esta enfermedad. Especialistas destacaron cómo la reconstrucción mamaria permite recuperar la autoestima tras una mastectomía.

Según investigaciones de la Iniciativa Mundial de Salud de Mama (BHGI, por sus siglas en inglés), cada año, más de 1,1 millones de mujeres en el mundo son diagnosticadas con cáncer de mama y se proyecta un aumento considerable en las tasas de incidencia.

Desde la Sociedad Argentina de Mastología (SAM) advierten que en la Argentina se estima que se producirán 18 mil nuevos casos por año, lo cual representa el 17,8% del total de incidencia de cáncer en nuestro país. La buena noticia es que, detectada en los estadios iniciales, el índice de sobrevida libre de enfermedad es del 97 por ciento. Se trata de diagnósticos que en un 85% se realizaron por mamografía, por ser lesiones no palpables.

El doctor Eduardo Elizalde (MN 46.113), vicepresidente de la SAM, explicó que “en el tratamiento actual del cáncer de mama a pesar del diagnóstico precoz y los múltiples avances de la medicina, entre el 20% y el 30% de las pacientes necesita ser sometida a la extirpación de la mama (mastectomía). Hoy en día es más común denominarla ‘mastectomía ahorradora de piel’, que facilita la reconstrucción”.

Elizalde resaltó, además, la importancia de los beneficios psicofísicos de la reconstrucción mamaria ya que “implica devolverle al paciente la certeza de que su imagen física no se verá afectada. Para alejar temores, el profesional médico debe aclarar que se puede reconstruir por completo una mama y minimizar las secuelas de la operación”.

En este contexto, OH! Panel, la compañía líder en investigación de mercado online y offline, con el asesoramiento de la Fundación Tiempo de Vivir –integrada por médicos oncólogos clínicos asistencialistas– realizó un estudio cuantitativo sobre 574 entrevistadas mayores de 18 años de Latinoamérica para saber cuánto conocen ellas acerca de la enfermedad.

Los principales resultados arrojaron que 4 de 10 mujeres conocen poco o nada sobre esta enfermedad. Si bien alrededor de 60% indicó saber mucho o bastante, es alto el porcentaje de desconocimiento que se observa uniforme en todas las edades.

La difusión y educación sobre esta enfermedad es clave. Un 58% de las encuestadas dijo que el principal canal de información es la televisión, seguido por internet, y luego mencionaron la consulta a su ginecólogo (49,7%). Además, las más jóvenes leen revistas de lecturas cotidianas y publicaciones especializadas sobre este tema.

Por otra parte, 8 de cada 10 encuestadas saben que los autoexámenes y las mamografías son las formas de diagnosticar la enfermedad, y 7 de cada 10 mujeres señalaron correctamente que entre los 30 y los 40 años es la edad recomendable para realizarse una primera mamografía.

El diagnóstico a tiempo es uno de los factores fundamentales para prevenir el cáncer de mama. En este sentido, 7 de cada 10 encuestadas mayores de 56 años se realizaron una mamografía y 6 de cada 10 mujeres entre 36 y 55 años también lo hicieron.

“También es muy importante realizarse autoexámenes asesorados por un profesional. Nuestro estudio arrojó que 7 de cada 10 sondeadas se autoexaminan y que 4 de cada 10 lo practican una vez al mes. Prevenir y asesorarse es el primer paso para vencer a esta enfermedad”, indicó Claudia Feler, CEO de la compañía.

Por el contrario, y por falta de información, 3 de cada 10 encuestadas señalaron no realizarse autoexámenes, y el principal motivo es el desconocimiento sobre cómo hacerlo (23,6%).

La prevención, la concientización, la formación y la información sobre el tema es vital para que el cáncer de mama sea combatido a conciencia. Por ello, y como dato positivo, 9 de cada 10 entrevistadas señalaron que en su país hay planes de prevención y concientización sobre la enfermedad.

La reconstrucción mamaria: un proceso de rehabilitación

La intervención permite –según los especialistas– recuperar la imagen natural del cuerpo femenino y eliminar las inseguridades que afectan la autoestima.

Existen diferentes tipos de reconstrucción mamaria y a la hora de elegir el adecuado, es importante que las pacientes consulten con un médico especialista que les transmita confianza y que las pueda orientar, teniendo en cuenta sus necesidades y expectativas, para lograr resultados satisfactorios.

El doctor Fernando Farache (MN 89.015), especialista en cirugía plástica estética y reparadora y miembro del servicio de Cirugía Plástica del instituto especializado de oncología Alexander Fleming, respondió las inquietudes más comunes al momento de enfrentarnos a una mastectomía.

¿En qué consiste la reconstrucción mamaria luego de una mastectomía?

La reconstrucción mamaria es un procedimiento quirúrgico instrumentado con el objetivo de que las pacientes sometidas a una mastectomía (cirugía en la cual se extrae la glándula mamaria, piel, y puede o no extraerse la aréola y el pezón) recuperen su imagen corporal frente al espejo y tengan la posibilidad de sentirse libres de limitaciones en su vida cotidiana.

¿Esta cirugía se realiza en una sola intervención?

El tipo de cirugía de reconstrucción mamaria dependerá de cada paciente, del tipo de mastectomía que deba realizarse y también de las características de la mama contrabilateral (la que debemos imitar).

Generalmente el proceso en su totalidad requiere varios tiempos quirúrgicos ya que en una primera etapa se busca conseguir la expansión de la piel y el músculo, y en otra dar volumen con la colocación de una prótesis permanente.

Esta primera etapa necesaria para distender la piel y el músculo se logra con la inclusión de un expansor, que es un tipo de prótesis que en forma gradual y ambulatoria permite aumentar el volumen, logrando así una dilatación en forma progresiva y controlada de la piel y los tejidos subyacentes. Esta acción permite luego colocar una prótesis de mama definitiva, rellena de un gel cohesivo de silicona y de forma anatómica, que le dará finalmente un aspecto natural. De ser necesario, en un tiempo quirúrgico posterior se reconstruirán la aréola y el pezón.

En los casos en que sea posible, la reconstrucción mamaria se realiza en el mismo momento que la mastectomía, puesto que está comprobado el efecto positivo que tiene en las pacientes y los beneficios que esto implica al momento de la recuperación, ya que la paciente evita así pasar por la experiencia de sufrir las secuelas estéticas que deja esta cirugía.

¿Se puede colocar cualquier tipo de implante?

Actualmente, la oferta de implantes y expansores en el mercado es bastante amplia, pero a la hora de elegir, se deben tomar en cuenta algunas variables que pueden resultar determinantes en el éxito del procedimiento. Una de ellas es saber qué laboratorio las produce a fin de conocer su reputación y trayectoria en el mercado, así como también asegurarnos que cuenten con una tecnología de punta en el proceso de elaboración, y que posean las aprobaciones de las principales agencias regulatorias del mundo como la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos). Los implantes Natrelle del laboratorio Allergan cumplen con todos estos requisitos y ofrecen además un amplio portfolio con gran variedad de opciones de tamaños y de formatos en expansores e implantes que permiten educarse al perfil de cada paciente.

Fuente: http://www.infobae.com/2013/10/22/1518053-cuanto-saben-las-mujeres-cancer-mama

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?