Del 1º al 5 de octubre se lleva a cabo la Semana del Prematuro

En la Argentina la prematurez es un problema de salud pública creciente, dado que el 50% de los menores de un año que mueren son prematuros. Sin embargo, a nivel global también es un tema preocupante, razón por la cual UNICEF trabaja cada año para llevar a cabo esta iniciativa.

Los prematuros, es decir, aquellos niños que nacen antes de las 38 semanas de gestación, representan un problema de salud pública creciente en la Argentina. De hecho, la mitad de los niños menores de un año que mueren en nuestro país son prematuros.

Esta situación puede verse también en otros países, razón por la cual año tras año UNICEF trabaja para aprovechar los 5 días que conforman la Semana del prematuro, haciendo foco en la concientización.

“Se considera prematuro a todo niño que nace antes de las 38 semanas de gestación, aunque hay diferentes categorías de prematurez porque no es lo mismo nacer con 34 semanas de gestación que con 24. De acuerdo a la edad gestacional con la que el niño nace, tendrá diversos grados de madurez o inmadurez. Por otro lado, la condición de prematuro hace que exista un mayor riesgo de enfermedad aguda y secuelas”, especificó Aldana Avila, especialista en enfermería neonatal, que además realiza actividad asistencial y referencia de turno en el Hospital Universitario Austral y se desempeña como docente en la Universidad Austral dentro del posgrado de Enfermería Neonatal.

“Se considera recién nacido prematuro de alto riesgo –aclaró Avila, también tutora virtual del curso de Formación para Enfermeras Neonatales de Fundasamin y UNICEF- al bebé que nace antes de la semana 32 de gestación o con menos de 1500 gramos”.

En cuanto a cómo se desempeñan los especialistas ante el nacimiento de un niño prematuro cabe destacar que, en general, no hay demasiadas rutinas ya que son los bebés los que van mostrando el camino.

“Por ejemplo, algunos requieren reanimación cardiopulmonar y soporte ventilatorio desde el nacimiento, mientras que otros pueden respirar solitos. No obstante, hay que evaluarlos continuamente para ir respondiendo a sus necesidades”, consignó Aldana Avila, y completó: “Hay una práctica que cambia mucho la evolución de los niños prematuros: la administración, a la madre aún embarazada, de ciclos de corticoides intramusculares que ayudan a madurar el pulmón del feto, aunque esta práctica no siempre es posible ya que muchos nacimientos ocurren de urgencia y no dan tiempo”.

Más allá de esta alternativa, los especialistas hacen foco en la importancia de cumplir con el control prenatal, porque ésta es la principal herramienta para prevenir nacimientos prematuros.

“En caso de poder anticipar el nacimiento de un bebé prematuro lo ideal es derivarlo, aún en la panza de su mamá, a un centro especializado, ya que los prematuros tienen dificultades para regular la temperatura y nutrirse adecuadamente después del nacimiento”, postuló la especialista.

“La iniciativa de UNICEF es una gran idea porque la sociedad generalmente desconoce todo lo referido a la prematurez y las necesidades especiales que esta condición tiene. Este año el foco está puesto en lograr que estos niños tengan garantizado un seguimiento de alto riesgo. Pero, más allá de eso, hay mucho por hacer y mucho por cambiar. Las madres de estos niños, por ejemplo, a veces deben comenzar a trabajar aún con su hijo internado. Esto quiere decir que no cuentan con diferencias legales respecto a los niños nacidos a término, aún cuando son tan distintos”, concluyó Avila en referencia a la Semana del prematuro.

 Fuente: http://www.hospitalaustral.edu.ar/novedad.asp?iNoticia=772

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?