El 30% de los adolescentes padecerán hipoacusia por exposición al ruido

A esa conclusión llegaron especialistas en un workshop sobre contaminación auditiva. Según la OMS, el 76% de la población que vive en centros urbanos sufre un impacto acústico muy superior al recomendable y esto se refleja en su calidad de vida. Síntomas para tener en cuenta.

La población adolescente argentina entre los 10 a 24 años, según el último censo, representa el 25,79%, de los cuales se calcula el 30% tendrá trastornos auditivos no laborales.

Un workshop sobre contaminación auditiva abordó como tema central la discapacidad y prevención en contaminación auditiva y analizó datos de especialistas de diferentes puntos del país para crear un banco de datos, ayudar a detectar los síntomas de este mal y a solucionar sus consecuencias. Al momento no hay políticas de salud que ayuden y solucionen estos problemas.

Una de las especialistas expositoras fue la doctora Graciela González Franco, quien presentó estadísticas y encuestas realizadas en el país. “La contaminación sonora es un problema que afecta a muchas capitales y ciudades urbanizadas del mundo. Buenos Aires, con un tercio de los 40 millones de habitantes de la República Argentina, se encuentra dentro de las primeras cinco ciudades más ruidosas en el mundo. También Mendoza, La Plata, Santa Fe, entre otras ciudades no quedan exentas de este problema”, detalló al tiempo que se preguntó si “los niños de hoy serán discapacitados auditivos mañana”.

Teniendo en cuenta que la hipoacusia por exposición al ruido es una enfermedad que se puede prevenir, González Franco remarcó que se debería:

1) Educar y concientizar a los niños y adolescentes sobre la problemática y la importancia del cuidado de la audición hoy.

2) Al utilizar equipos que estén directamente dentro de su oído el volumen deberá ser menor al 60% de su capacidad.

3) Informar a los adolescentes dentro de las actividades recreativas, los cuidados, medidas de prevención y de alerta.

4) Los profesionales de la salud, educadores y comunicadores sociales deben trabajar para informar y prevenir los daños posteriores, ya que no tienen cura.

5) Usar protección auditiva

6) Dar a sus oídos un descanso.

“Si hablamos de prevención y de eso se trata este trabajo, podríamos decir que cuando un paciente no se cuidó con tapones auditivos y con el descanso que deben tener sus oídos, y presenta hipoacusia y acúfenos (zumbidos permanentes) ya será irreversible el daño, el cuidarse será sólo para no empeorar el daño”, fueron algunas de las conclusiones a las que arribó la especialista.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo una advertencia sobre las pérdidas de audición o los casos de hipoacusia por la exposición al ruido, que se considera una de las enfermedades irreversibles más frecuente especialmente entre los jóvenes.

También afirma que el 76% de la población que vive en centros urbanos sufre un impacto acústico muy superior al recomendable y esto se refleja en su calidad de vida y provoca estrés, irritabilidad, hipertensión, dolores de cabeza, taquicardias, fatiga, sordera, acúfenos, disminución en la capacidad de discriminación, aceleración cardio-respiratoria, problemas cardiovasculares, alteración en el sueño, molestias digestivas, disminución de la capacidad y apetito sexual, y también aumentó en forma alarmante el incremento de accidentes (por caminar, manejar, cruzar la calle o el paso a nivel con auriculares).

La Asociación Argentina de Otorrinolaringología y Fonoaudiología Pediátrica (AAOFP) advirtió: “El ruido interfiere en la comunicación, el aprendizaje, la concentración y el descanso”.

Fuente: http://saludable.infobae.com/el-30-de-los-adolescentes-padeceran-hipoacusia-por-exposicion-al-ruido/

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?