El 50 % de los argentinos consume drogas que atacan el corazón, cerebro y huesos

Recientemente el decano de posgrado de la Universidad Favaloro e investigador del Conicet, Jaime Moguilevsky, declaró en dialogo con LA GACETA que “Argentina es el mayor consumidor de antidepresivos”, señalando que el 50% de la comunidad toma psicofármacos. El reporte indicó que “cada vez lo hacen desde más jóvenes y algunos hasta lo mezclan con alcohol”. Sin embargo, esta situación se ve agravada por otro factor no muy mencionado últimamente: El incremento en el consumo de Cocaína, Marihuana y otras drogas.

Efectos adversos (secundarios) de los antidepresivos

El uso de antidepresivos provoca engrosamiento arterial, contribuyendo al riesgo de enfermedad cardíaca y accidentes cerebrovasculares (ACV o ACVA). Un estudio acaba de probar que las personas que consumen antidepresivos poseen arterias un 5 % más gruesas que quienes no lo hacen. Mientras tanto, otra investigación científica a gran escala, evidencia que las mujeres menopáusicas que toman antidepresivos tricíclicos e ISRS, son un 45 por ciento más propensas a sufrir un accidente cerebrovascular fatal que aquellas que no consumen antidepresivos. Asimismo, la tasa de mortalidad global para estas mujeres (que toman las drogas) es un 32 % por ciento más alto. Otros efectos secundarios graves de los antidepresivos incluyen: Suicidio, violencia y tendencias homicidas, diabetes tipo 2, osteoporosis, muertes fetales, problemas inmunes, conversión de la depresión unipolar al diagnóstico más grave de enfermedad bipolar, y deterioro cognitivo, con el uso a largo plazo. El año pasado, incluso la FDA se vio obligada a emitir una alerta de seguridad sobre el antidepresivo Celexa, avisando que puede causar cambios anormales en la actividad eléctrica del corazón, conduciendo a ritmo anormal y ataques cardíacos fatales.

Fuentes: FDA Drug Safety Communication August 24, 2011 – Drugs.com August 24, 2011

Emory University April 4, 2011 – Los Angeles Times April 2, 2011 – Pulse Today April 12, 2012

Otros efectos secundarios bien documentados

Las interacciones de los antidepresivos en el cerebro, hígado, sistema digestivo y otros mecanismos aún no se comprenden totalmente, pero sí se sabe que los efectos secundarios son numerosos, y muchos bastante graves. Aparte de los eventos cardíacos potencialmente mortales, existen los siguientes efectos adversos:

Tendencia suicida y comportamiento violento: El principal efecto secundario por el cual los consumidores deberían preocuparse es que los ISRS pueden duplicar el riesgo de suicidio.

Diabetes: El riesgo de diabetes tipo 2 es de dos a tres veces mayor si una persona toma antidepresivos. Y esto incluye a todos los antidepresivos, incluyendo los ISRS y tricíclicos.

Problemas con el sistema inmunológico: La serotonina ISRS tiende a permanecer en las uniones nerviosas interfiriendo la comunicación entre células inmunitarias y obstaculizando el crecimiento de células T.

Nacidos muertos: Un estudio canadiense con casi 5.000 madres demostró que las mujeres que toman ISRS son dos veces más propensas a padecer abortos de este tipo, y que tienen casi el doble de probabilidades de parir bebés prematuros y raquíticos, otro estudio mostró un 40 por ciento más de riesgo de defectos de nacimiento.

Huesos frágiles: Las mujeres que toman antidepresivos corren más de riesgo de sufrir fracturas vertebrales (30 %) y un 20 % más de padecer cualquier otra fractura. Esto se debe a que la serotonina también está involucrada en la fisiología del hueso. Si se alteran los niveles de serotonina con un fármaco, la densidad ósea puede descender, aumentando el riesgo de fractura.

Factores clave para superar la depresión sin químicos peligrosos

La dieta y estilo de vida son, en gran parte, la “raíz” del problema. El paciente debe resolver estas instancias para curar su salud mental. Existe una estrecha relación entre cuerpo y mente.

Si bien la depresión es una condición grave, no es una “enfermedad”. La depresión es una señal de que su cuerpo y su vida necesitan un balance. Y es muy importante que recuerde esto. Porque si usted piensa que la depresión es una “enfermedad”, entonces también creerá que necesita tomar un medicamento para superarla.

¿Como equilibrarse sin pastillas?

Reduzca drásticamente: El consumo de azúcar (sobre todo fructosa) . Transgénicos . Alimentos procesados (contienen una variedad de aditivos que pueden afectar la función cerebral y el estado mental, como por ejemplo: El aspartamo.)

Aumente el consumo de alimentos probióticos como verduras fermentadas y kefir. Esto va a mejorar su flora intestinal. Acorde a la evidencia un intestino sano es sumamente importante para la salud física y mental (es necesario mantener equilibradas las bacterias intestinales).

Controle sus niveles de vitamina B12. La deficiencia de vitamina B12 puede contribuir a la depresión y es una condición que afecta a una de cada cuatro personas.

Optimice sus niveles de vitamina D: La manera ideal es tomando Sol regularmente. La vitamina D es muy importante para su estado de ánimo. Las personas con niveles bajos de vitamina D son 11 veces más propensas a deprimirse. Recordemos que el TAS (Trastorno Afectivo Estacional) es un tipo de depresión relacionada a la deficiencia de luz solar, por lo que tiene mucho sentido optimizar su vitamina D a través de la exposición al sol. Si no tiene donde tomar sol, puede utilizar una cama solar, y en el peor de los casos, gotas de vitamina D.

Consuma grasas animales omega-3. Muchas personas no advierten que su cerebro es 60 por ciento de grasa. Asegúrese de tomar grasas omega-3 de alta calidad, se recomienda el aceite de krill.

Evalúe su consumo de sal. La deficiencia de sodio genera síntomas muy similares a los de la depresión. Asegúrese de no utilizar sal procesada (sal de mesa). Si es posible, consiga Sal del Himalaya, que contiene más de 80 diferentes micronutrientes.

Haga ejercicio diariamente, que es una de las estrategias más efectivas para prevenir y combatir la depresión. Está demostrado que existe una fuerte correlación entre el estado de ánimo y la capacidad aeróbica. Es cada vez más aceptado que la conexión mente-cuerpo es muy real, y que una buena salud física puede disminuir significativamente su riesgo de desarrollar depresión.

Duerma bien. Una dieta y un programa de ejercicios saludables, no alcanzan si usted no descansa. El sueño y la depresión están íntimamente ligados. Los trastornos de sueño forman parte de la definición y síntomas de la depresión.

La psicología energética es una de las herramientas más poderosas para resolver problemas emocionales – recurra si es posible a la Técnica de Liberación Emocional, o EFT. Pero tenga en cuenta que, si bien cualquier persona puede aprender a realizar EFT, aquellos que sufren depresión deberían consultar a un terapeuta EFT calificado.

Relación entre el consumo de antidepresivos, marihuana y cocaína

Para empezar, la marihuana es depresora; por hay tantos suicidios de adolescentes entre los consumidores de cannabis.

El diario La Nación publicó que Argentina es el mayor consumidor de cocaína en Sudamérica, y el segundo a nivel continental, detrás de EE.UU., acorde al Informe Mundial de Drogas de las Naciones Unidas 2012. Y mientras Anibal Fernández lucha por liberar las drogas en nuestro país, cabe destacar los impresionantes datos divulgados recientemente por el Observatorio de Drogas de la Nación: “Se hace presente el uso frecuente de marihuana (entre el 65% y el 70% de los estudiantes) y se reduce notablemente su uso ocasional (11,6%)”, reportó el organismo, añadiendo que “A medida que se incrementa la frecuencia de uso, disminuye la opinión sobre su inocuidad”. Más adelante e ilustrando con gráficas se indica: “En relación con la demanda de tratamiento, del total de pacientes encuestados, el 73,9 % mencionó a la marihuana en su historia de consumo”. Esta estadística confirma una relación directa entre el consumo de cannabis y cocaína: La marihuana no sólo es un escalón hacia la Cocaína, sino que la mayoría de los jóvenes avanza por ese peldaño.

Según indican los expertos: “La cocaína es una droga extremadamente adictiva, cuyos efectos se perciben en un lapso de 10 segundos y duran alrededor de 20 minutos. Actúa directamente sobre los centros cerebrales encargados de las sensaciones del placer. Dada su alta capacidad de producir daños y hasta destrucción celular, las sensaciones que eran placenteras en sujetos recién iniciados se convierten en efectos desagradables como agitación, llanto, irritabilidad, alucinaciones visuales auditivas y táctiles, delirio paranoide, amnesia, confusión, fobias o terror desmedido, ansiedad, estupor, depresión grave y tendencias suicidas”. Es decir que entre otros padecimientos, el consumo de este químico provoca depresión aguda. Y no solo durante “el bajón”, el adicto “experimenta pérdida de interés e imposibilidad de sentir placer ante la falta de la sustancia. Así, la cocaína se convierte en el único objetivo y motivo en la vida del adicto, desplazando todo tipo de sentimientos”, algo que también conduce a la depresión.

Durante lapsos relativamente prolongados sin obtener cocaína, una persona adicta puede caer en graves pozos depresivos, lo que induce al consumo de antidepresivos.

Pero el problema no termina allí. Un adicto rápidamente cambiará su conducta normal por un comportamiento nocivo que acarrea consecuencias negativas para su vida. Por ello y aunque lo oculte tras el consumo de la droga, en ciertas etapas de su adicción sentirá dolor, “que su vida es un desastre”, y soledad. En este marco la presión cultural juega un rol importante: Preocupación grave por faltar al trabajo, o por haber usado drogas en situaciones peligrosas que pusieron en peligro a sus seres queridos (conducir un auto), y los subsecuentes remordimientos, o la simple interferencia con las relaciones familiares o sus amistades. Consecuencias económicas. Todo esto genera culpa, y la culpa detona la depresión.

Los efectos en la psiquis del consumo de la droga son:

Pérdida de las motivaciones.

Depresión.

Apatía, irresponsabilidad, desinterés.

Aislamiento.

Dificultades para interrelacionarse.

Abandono del aspecto personal.

Pérdida de la memoria y de la concentración.

Agresividad, descontrol, impulsos delictivos, violencia.

Suspicacia extrema y paranoia.

Inclinación al suicidio.

Quienes logran dejar la cocaína son envenenados con antidepresivos como Vandral Retard, Dorken, Mirtazapina, Fenelcina, Fluoxetina, o Sertralina, por ejemplo.

Cuando un adicto quiere recuperarse de su adicción muchas veces cae en manos de clínicas y médicos amorales, donde les recetan drogas perjudiciales y casi tan adictivas como las que intentan dejar: Antidepresivos.

Por ejemplo recomiendan los antidepresivos tricíclicos como la Desipramina. Indicando que bloquea la recaptación de distintos neurotransmisores y que “ha sido el más ampliamente ensayado”. Indican al adicto que es eficaz tanto en pacientes con el diagnóstico específico de depresión como en aquellos que no lo presentaban. Y señalan que “es eficaz para reducir el “craving”” hacia la cocaína y así poder facilitar la abstinencia en sujetos dependientes”. Sin embargo esta droga puede causar ACV.

Los antidepresivos más populares

Mirtazapine (Remeron), Escitalopram (Lexapro), Venlafaxine (Effexor), Sertraline (Zoloft), Citalopram (Celexa), Buproprion (Wellbutrin), Paroxetine (Paxil), Milnacipran (Savella), Fluoxetine (Prozac), Duloxetine (Cymbalta), Fluvoxamine (Luvox), Reboxetine (Vestra).

Estos antidepresivos son altamente recomendados por farma medios como ABCNews. El diario indica que el Celexa es uno de los mas eficaces mientras la misma FDA está alertando que provoca paros cardíacos. ¿Cual es el motivo? ¿Quizás la amistad entre Rockefeller Foundation y el fabricante, Howard Solomon que sponsorean juntos diversos eventos?

ABCNews perteneciente a The Walt Disney Company separa los narcóticos en dos categorías, la lista de arriba como “Los más eficaces”, y la siguiente como “Los más aceptados”: Sertraline (Zoloft), Escitalopram (Lexapro), Buproprion (Wellbutrin), Citalopram (Celexa), Fluoxetine (Prozac), Milnacipran (Savella), Mirtazapine (Remeron), Venlafaxine (Effexor), Paroxetine (Paxil), Duloxetine (Cymbalta), Fluvoxamine (Luvox), Reboxetine (Vestra).

Quienes están detrás del negocio de los antidepresivos

Cabe señalar que The Walt Disney Company mantiene una estrecha relación con los magnates bancarios y que por ejemplo, en el año 1996, invirtió $ 250 millones de dolares en el Rockefeller Center Properties Inc. Además, los directores y funcionarios de la compañía rotan constantemente entre los mega medios controlados por Rockefeller, Rothschild, Goldman Sachs o Morgan Chase.

Ejemplo: Susan M. Lyne ocupó diversos cargos en las compañías Walt Disney y ABC, incluyendo la vicepresidencia ejecutiva para Desarrollo y Nuevos Negocios y la administración en películas y miniseries. Lyne fue nombrada presidente de ABC Entertainment en el año 2002, donde fue responsable de la programación en horario estelar s y supervisó el desarrollo de programas como Desperate Housewives, Lost, y Grey’s Anatomy. Además del Gilt Groupe, la Sra. Lyne está en el consejo de AOL, Inc. siendo miembro del consejo de la Universidad Rockefeller y The New School.

Por supuesto, estos son datos menores teniendo en cuenta que, junto a otras 5 corporaciones, Walt Disney controla el 96% de los medios de comunicación globales.

Fuente: http://bureaudesalud.com/v2/2012/04/18/el-50-de-los-argentinos-consume-drogas-que-atacan-el-corazon-cerebro-y-huesos/

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?