El asma laboral, un problema creciente

Conocer mejor la epidemiología de esta condición es fundamental para poder trabajar sobre la prevención, pensando en la mejor calidad de vida de los empleados, pero también en la disminución de los gastos generados por internaciones e interrupciones laborales. La educación es un aspecto vital para alcanzar un mejor control de esta patología, que es crónica y aún no tiene cura.

Buenos Aires – De acuerdo con un estudio publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, en ese país el asma laboral es un problema creciente debido a que el 9 por ciento de los casos de esta enfermedad se desarrolla como consecuencia de la exposición en el lugar de trabajo a sustancias que pueden ser perjudiciales.

El asma, por supuesto, es un problema general que afecta a las personas que la padecen en todos los ámbitos de su vida, más allá de lo laboral o personal.

Sin embargo, lo cierto es que pasar una excesiva cantidad de horas en trabajos que puedan favorecer el desarrollo de estos cuadros es un factor de riesgo sumamente considerable, tal como ocurría con los mozos, por ejemplo, en los bares y restaurantes antes de que existiera la prohibición de fumar.

“El asma relacionado con la exposición laboral es, sobre todo, una enfermedad prevenible aunque todavía sea poco reconocida. Por eso creemos que es sumamente necesario ampliar los controles y la educación respecto de las sustancias nocivas a las que puede estar expuesta una persona, porque ésa es la única forma de prevenir cuadros que a su vez puedan repercutir en gastos e internaciones”, comentaron los responsables del estudio en las conclusiones que integran la reciente edición de la revista de los CDC: Morbidity and Mortality Weekly Report.

El panorama del asma

El asma es una enfermedad compleja no sólo por las limitaciones que impone a quienes la padecen, sino también porque la posibilidad de desarrollo de una exacerbación -cuadro en el cual a nivel orgánico se producen desajustes e inclusive se interrumpe el flujo de aire- genera la necesidad de realizar un control minucioso y permanente.

Por eso, enfrentar y llevar adelante el tratamiento de esta afección crónica no es tarea fácil ni para los médicos ni para quienes padecen la enfermedad. Es por eso que el abordaje requiere de un plan completo en el cual se integren diversos factores.

Por un lado, el compromiso y la adherencia por parte del paciente al régimen de controles y medicación; y por el otro, la idoneidad del especialista para saber adaptar las posibilidades a cada persona, garantizándose el acceso a la medicación necesaria.

Por último, para el control de la enfermedad es vital la utilización de medicamentos “de rescate”.

En el contexto de esta complejidad y debido a que la enfermedad afecta a adultos, pero también a niños, resulta fundamental contar, tal como viene ocurriendo en los últimos años, con diferentes opciones de tratamiento.

“El asma está cada vez más controlada. No obstante, sigue siendo una enfermedad riesgosa, razón por la cual hay que trabajar permanentemente con el paciente para hacerle entender la importancia de ajustarse al tratamiento. En el caso de los adultos suele ser más fácil porque ellos solos entienden sus limitaciones. Es entre los más chicos donde más hay que trabajar”, expuso por su parte el doctor Samuel Azar, especialista en enfermedades alérgicas y fundador de la Asociación de Asma, Alergia e Inmunología Buenos Aires.

Claves para evitar una crisis asmática

En cuanto a los consejos que ayudan a evitar el desarrollo del asma, el doctor Gustavo Marino, jefe del servicio de Alergia e Inmunología del Hospital Universitario Austral (HUA) identificó:

-“Conozca sus alergias: el asma es sólo una de las tantas reacciones alérgicas que puede tener una persona que tiene la predisposición. Por eso es fundamental saber cuáles son las sustancias a evitar. Siempre es mejor prevenir que tratar”.

-“Favorezca la ventilación y evite los lugares muy encerrados”.

-“Evite el contacto de la ropa de cama con el pelo de las mascotas”.

-“Ingiera lentamente las bebidas frías”.

-“Cuidado con los olores fuertes, ya que éstos pueden aumentar los cuadros de asma debido a la irritación que producen”.

 

 

Número de matrícula de los especialistas consultados:

– Dr. Samuel Azar: M.N. 24.498

– Dr. Gustavo Marino: M.N. 81.461

Fuente: http://www.prosalud-news.com.ar/cables/05-06-12-asma-laboral.html

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?