El ejercicio: una forma para bajar su tensión arterial

Malas noticias.

Hay tres “malas noticias” sobre la hipertensión arterial (HTA). Primero, cualquier aumento de la presión arterial aumenta el riesgo de tener un ataque de corazón, pero esto no significa que usted vaya a tener un ataque de corazón. En segundo lugar, hay más de 50 millones de americanos con esta condición médica importante, y una de cada dos personas mayore de 60 tensión arterial alta. Tercero, muchos hombres y mujeres no saben incluso que tienen la tensión arterial alta porque apenas tienen síntomas, especialmente en las primeras fases.

Buenas noticias.

Si usted ya sabe que tiene la tensión arterial alta ya es un primer paso importante. Hay diferentes formas y fáciles de controlar su tensión arterial y por tanto de disminuir su riesgo de infarto. Los índices de mortalidad por infartos en Estados Unidos han disminuido un 40-60% durante los últimos 20 años, en parte debido a un control más eficaz de la presión arterial.

Sus opciones

Su elección de tratar de disminuir la presión arterial y usar actividad física como parte de su tratamiento dependen de cómo de alta está su tensión arterial. Si usted tiene una presión arterial (el valor sistólico superior a 180 o el valor diastólico superior a 110), su tratamiento debe ser mediante medicaciones. Una vez que su presión arterial esté bajo control, la actividad física puede disminuir su presión arterial más todavía. El ejercicio puede también disminuir la necesidad de medicaciones, pero generalmente no la elimina por completo. Usted debe dirigirse a su médico antes de comenzar a realizar actividad física para estar seguro del ejercicio más recomendable para usted. Actualmente se recomienda como tratamiento inicial para la gente con pequeños o mediados aumentos de la tensión arterial un cambio (3 a 6 meses) en su estilo de vida hacia comportamientos más saludables – incluyendo ejercicio físico, diminuyendo la sal en las comidas, y perdiendo pero- . Sin embargo, debe consultar a su médico para ser seguro que estas recomendaciones son aplicables a usted.

¿Qué Puede Usted Esperar?

El ejercicio disminuye generalmente el valor sistólico y diastólico cerca de 10 puntos.No es necesario ejercitarse durante años para bajar su presión arterial – puede incluso ver los resultados tras tres a cuatro semanas de entrenamiento. Desafortunadamente para la mayoría de la gente, un disminución de 10-puntos no es suficiente para conseguir una presión arterial normal; pero los mayores niveles de actividad física tienen ventajas que vayan más allá de la reducción la presión arterial. El ejercicio también ayuda a controlar el peso y mejora los niveles de colesterol y de glucosa en sangre de modo que el riesgo de tener un ataque al corazón es inferior, incluso si su presión arterial no disminuye hasta niveles normales. Los individuos hipertensos que son activos y aptos tienen índices de mortalidad más bajos que sus pares sedentarios. El ser más activo es también beneficioso para las personas con presión arterial ligeramente altas (presiones sistólicas de 130 a 139 y presiones diastólicas de 80 a 89) y para los que con la presión arterial normal tienen antecedentes de familiares hipertensos. Estas personas tienen mayores probabilidades de desarrollar HTA en el futuro. El realizar ejercicio regularmente puede ayudar a evitar que la presión arterial se convierta en un problema crónico.

¿Cómo Debe realizar el ejercicio? No hay un ejercicio mágico que baje la presión arterial. Muchas actividades de la vida diaria tendrán su efecto – caminar y subir escaleras por ejemplo. Otras actividades que son también beneficiosas se pueden incorporar a su vida diaria, tal como correr, nadar, pedalear… Tampoco tienen que agotarse para bajar su presión arterial. De hecho, los ejercicios suaves, tales como caminar, pueden reducir la presión arterial tanto o más que actividades más exigentes, tales como correr. Una simple regla que puede seguir es que la actividad física debe elevar su frecuencia cardíaca y su respiración, hasta el punto en que todavía puede mantener una conversación mientras hace dicha actividad. Debe consultar a su médico antes de iniciar un programa de ejercicio más exigente (como correr), si bien un ejercicio más suave, como caminar, es bueno para la salud del corazón de casi todos.

Usted no tiene porque cambiar su vida por completo para incorporar la cantidad necesaria de actividad física diaria. Una declaración reciente realizada por prestigiosas entidades en el ámbito de la actividad física y la salud (ACSM y CDC) recomiendan que debe acumular 30 minutos o más de actividad física la mayoría de los días de la semana. Mientras que algunos medicamentos para la presión arterial pueden tener efectos secundarios negativos, los efectos secundarios del ejercicio son generalmente positivos – control del peso, mejora del nivel de glucosa y de colesterol… Cuando usted realice ejercicio puede tener lesiones, pero estos riesgos son mínimos si no lo realiza de forma desmesurada al principio y progresa lentamente.

Los detalles.

La mayoría de nosotros encontramos difícil invertir más tiempo para realizar ejercicio en un día que ya de por sí lo tenemos ocupado – aunque esto nos ayude a mejorar nuestra salud. Sin embargo, la actividad física necesaria para disminuir la tensión arterial puede realizarse sin cambios importantes en la forma de vida. Aparque su coche en el otro extremo del aparcamiento, así podrá caminar hasta su trabajo. Durante el día, evite el ascensor y suba por las escaleras. Por la tarde o el fin de semana, lleve a sus niños o sobrinos al parque, al campo o la playa para caminar. En los fines de semana demasiado calurosos, fríos o que llueva camine 30-minutos por una zona cubierta como un centro comercial.

Resumiendo…

Las buenas noticias es que cualquier cantidad de actividad física es mejor que ninguna actividad física e incluso actividades de baja intensidad, como caminar, puede disminuir su presión arterial. Realizar más ejercicio probablemente no hará que su presión arterial sea totalmente normal, pero las buenas noticias son que los beneficios del ejercicio para su enfermedad y para su sistema cardiovascular siguen siendo sustanciales y definitivamente merecen la pena.

Fuente: http://www.trainingexcellence.es/informacion-divulgativa/69-el-ejercicio-una-forma-para-bajar-su-tension-arterial

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?