El polen ya se esparce por el aire

Con la llegada de la primavera se incrementan los casos de alergia al polen. La Asociación Argentina de Alergia mantiene un sistema de recolección y conteo de diferentes tipos de polen, en cuatro estaciones del país, que luego analiza.

Un sistema implementado por la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC) permite realizar un conteo de los tipos de pólenes que afectan varias regiones argentinas, para poder evitar o disminuir los efectos de las alergias ante la llegada de la primavera. Esta estación suele favorecer la aparición de enfermedades alérgicas, respiratorias, como la rinitis y el asma intermitente que son provocados por los granos de pólenes transportados por el viento, los cuales muchas veces se mantienen hasta el verano.

Según explicó a Página/12 Iris Medina, presidente la AAAeIC y médica especialista en Alergia e Inmunología, “se busca determinar cuáles son los granos de polen que están circulando en cada zona en particular mediante un muestreo polínico que se realiza a partir de dispositivos captadores, que disponen cada uno de dos brazos en forma de U en los que se insertan varillas colectoras de polen y que están ubicados en cuatro estaciones de registro que la entidad mantiene desde hace varios años en la ciudad de Buenos Aires, Bahía Blanca, Mar del Plata y Neuquén”. “Cuando giran a gran velocidad los brazos del aparato –ubicados en casas o edificios–, por acción del aire, los granos de polen quedan adheridos y luego de 24 horas son leídos por microscopio por especialistas que elaboran un registro diario, ya que las varillas utilizadas se cambian todos los días a la medianoche para llevar un conteo preciso”, añadió.

Además, Medina explicó que “todas las varillas con polen son remitidas al centro Aeropalinológico de la AAAeIC ubicado en Bahía Blanca, que vierte la información para ser procesada y expuesta en la página web de la entidad: www.alergia.org.ar” para que la comunidad, en especial la médica, conozca las características de los pólenes y cómo están circulando. “Las lecturas polínicas de las distintas categorías: árboles/arbustos, gramíneas e hierbas, son procesadas en gráficos para que también el paciente pueda saber a qué polen es alérgico y en qué concentración (leve, moderada o alta) se encuentra en el período que presenta síntomas. Con sólo suscribirse a nuestro sitio de Internet podrá recibir en su correo electrónico alertas de los pólenes que están circulando en su zona de residencia”, comentó la médica

“La recomendación que hacemos desde la AAAeIC es evitar exponerse a los horarios de mayor polinización, durante las horas de sol o por la noche cuando los pólenes son más abundantes. En el hogar sugerimos no ventilar la casa hasta el atardecer a fin de evitar que entren partículas de polen, Al aire libre, lo ideal sería evitar los parques o plazas en épocas de polinización, proteger los ojos del contacto con el aire y además que el paciente siempre lleve consigo medicación antes de que le aparezcan los síntomas como consecuencia del polen circulante”, expresó Medina.

Según informó la referente de AAAeIC, “entre las principales enfermedades alérgicas respiratorias provocadas por los granos de polen, que son transportados por acción del viento, aparecen la rinitis, la rino-conjuntivitis (también llamada fiebre del heno) y el asma bronquial, instancia a la que se puede llegar a partir de una rinitis que no fue diagnóstica o tratada a tiempo”.

“Por este motivo es muy importante conocer el tipo de polen al cual el paciente se encuentra sensibilizado, de acuerdo con el lugar donde vive. Las condiciones meteorológicas tienen una alta correlación en las variaciones de emisión y cantidad de polen presente en el aire, por eso la mayor cantidad de pacientes alérgicos se encuentran en zonas urbanas y en menor medida en las rurales, debido a la contaminación del aire que hace que se potencie el efecto alérgico del polen sobre los organismos más predispuestos”, advirtió Medina.

Asimismo, la médica especialista en Alergia e Inmunología expresó que “el objetivo es extender ese registro a todo el país para lograr construir el mapa polínico de la República Argentina”. “De esa manera, se podrá saber aún más sobre qué pólenes están apareciendo en el aire y alertar mejor a los pacientes sobre cuándo comenzar con las medidas de prevención o farmacológicas”, agregó.

Por su parte, Claudio Parisi, director científico de la AAAeIC, señaló que “el último censo arrojó una cifra de más de 40 millones de habitantes y si consideramos que el 30 por ciento de la población padece de rinitis alérgica, se puede deducir que son miles los afectados”.

Además, Parisi dijo que “muchos de ellos están sensibilizados exclusivamente a los granos de pólenes, por eso el saber si son lo pólenes de los árboles, de las hierbas o de las malezas los que sobrevuelan las ciudades es una información muy importante”. También, comentó que “para los pacientes que sufren de alergia polínica y los médicos alergistas que deben tratarlos, el tener una información sobre el polen circulante permite una mejor selección de alérgenos para incluir en la inmunoterapia”.

En países como España y Estados Unidos, las concentraciones atmosféricas de pólenes son mediciones habituales en los últimos años que están disponible para el público, el sistema asistencial, las sociedades científicas y los medios de comunicación.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-204085-2012-09-24.html

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?