La actividad física incide en nuestro ánimo

La actividad física nos hace más saludables, nos permite modelar nuestro cuerpo, tonificar los músculos, reducir centímetros y mejorar la elasticidad y textura de la piel a través de la eliminación de toxinas. Hasta ahí, ninguna novedad. Sin embargo, en el último tiempo es cada vez mayor la atención que se vuelca a los beneficios que la actividad física proporciona en nuestro estado de ánimo.

La gimnasia mental, ese es el nombre que recibe, combina movimientos aeróbicos con ejercicios orientales, tales como el Tai Chi o la meditación, con el objetivo de mejorar la conectividad entre el cerebro y el cuerpo, para que fluya la energía, ayudando a reducir el estrés y las tensiones. Mover el cuerpo mientras se realiza ejercicio requiere una activación cerebral generalizada, ya que no sólo se trata de mover de forma coordinada grupos musculares, sino también de aumentar el flujo sanguíneo, el consumo de glucosa, la respiración, el ritmo cardíaco, la capacidad del sistema sensorial y propioceptivo, entre otras. De ahí que se sostiene que la capacidad funcional de las neuronas dependa del uso que se les da, es decir, de cuánto se las “ejercita”.

Además de esta mejora en la comunicación entre el cuerpo y el cerebro, se le suma los beneficios anímicos que se producen por la liberación de endorfinas, conocidas como las hormonas de la felicidad, y que poseen un potente efecto antidepresivo, aumentado el bienestar y la autoestima de la persona, que se potencia –a su vez- por la mayor confianza al estar más a gusto con la imagen que devuelve el espejo.

Otros beneficios psicológicos de la actividad física:

Mejora la relajación, aumenta la concentración y el estado de alerta, ideal para personas que sufren pérdida de la memoria,

Aumenta la calidad del sueño, indicado para los que padecen insomnio,

Mejora las relaciones familiares y entre los amigos.

Ofrece oportunidades de distracción e interacción social.

Estimula los pensamientos e ideas creativas.

Ayuda a mejorar el enfrentamiento al estrés de la vida cotidiana.

Calman la ansiedad: esto se relaciona a la “hipótesis de la distracción”. Ésta afirma que la gimnasia es la distracción por excelencia, es decir, aquella actividad que eligen todas las personas para aislarse de sus eventos estresantes.

En definitiva, son sobradas e infinitas, las razones médicas y beneficios que vinculan cuerpo y emoción.

Fuente: http://bureaudesalud.com/v2/2012/09/04/la-actividad-fisica-incide-en-nuestro-animo/

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?