La vacuna contra el neumococo también puede aplicarse en verano

Aunque por lo general la aplicación de ciertas herramientas de inmunización se asocia al invierno, sobre todo por la incidencia de los cuadros de neumonía y otras infecciones respiratorias, los grupos que deben recibir esta vacuna pueden hacerlo en esta época del año.

Por lo general los padres asocian la aplicación de ciertas vacunas al comienzo de la época escolar, que a su vez en nuestro país coincide con el inicio de la temporada de frío.

Sin embargo, la mayoría de ellas pueden ser aplicadas en cualquier época del año. Por ejemplo, el verano puede ser un buen momento porque los chicos están de vacaciones y relajados.

“La vacuna contra el neumococo –que tiene como objetivo prevenir el desarrollo de cuadros de neumonía y meningitis producidos por este tipo de microorganismo en los niños más pequeños- suele darse en los primeros días del invierno más que nada por la incidencia de neumonía y también de otras infecciones respiratorias, que aumenta durante la época invernal”, comentó el Dr. Rodolfo Ernesto Quirós, jefe del servicio de Infectología del Hospital Universitario Austral (HUA).

“Sin embargo, este preconcepto es erróneo porque si bien muchas de las infecciones respiratorias como por ejemplo la gripe son virales, y por ende efectivamente suelen ocurrir en invierno, también es cierto que el neumococo puede atacar en cualquier época del año”, agregó el especialista.

Las vacunas disponibles

Debido a la necesidad de alcanzar efectividad mediante la vacunación, esta herramienta requiere cobertura nacional de al menos el 95% de la población.

Por esa razón, las vacunas contra el neumococo, que hasta hace un tiempo debían administrarse en forma privada, fueron incorporadas al Calendario Nacional.

“Los anticuerpos maternos, si la madre los tiene, pueden proteger adecuadamente al niño aproximadamente hasta los 3 meses de vida. Luego hay que recurrir a alguna de las tres vacunas disponibles. Por un lado las dos no conjugadas (Pneumo23 y Neumovax) que están indicadas para los mayores de 2 años –en una sola dosis- aunque también para los pacientes con determinadas condiciones especiales (los inmunosuprimidos, los que poseen enfermedades crónicas como por ejemplo la diabetes, o la insuficiencia cardíaca y respiratoria, los que tienen implantes cocleares o fístula de líquido cefalorraquídeo), y para los adultos mayores de 65 años”, detalló el Dr. Rodolfo Quirós.

“Por su parte la vacuna conjugada con 13 serotipos (Prevenar 13) está indicada para los niños a partir de los 2 meses de vida en un esquema de 4 dosis (2-4-6 y 12 meses)”, añadió.

En cuanto a las “complicaciones” que pueden surgir luego de la aplicación de la vacuna, el Dr. Quirós concluyó: “En general no hay ninguna contraindicación. Lo único que hay que tener en cuenta, como con cualquier otra vacuna es no aplicarla si el niño está cursando un cuadro febril sin causa clara o si tiene antecedentes de alergia a alguno de los componentes de la vacuna”.

“Los ‘síntomas’ o manifestaciones que pueden presentarse después de la aplicación son dolor local, inflamación también local y excepcionalmente fiebre”, completó.

Fuente: http://hospitalaustral.edu.ar/novedad.asp?iNoticia=669

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?