Picoteo que engorda: puede aportar tantas calorías como una comida

Picoteo que engorda: puede aportar tantas calorías como una comidaUn paquete de papas fritas a las 10 de la mañana frente a la computadora. Un alfajor en la parada del colectivo. El chocolate sin el que la serie preferida no se disfruta tanto. Sólo es cuestión de sumar para encontrar esas calorías que se escurren al hacer el repaso mental de lo que se comió en el día, pero que pesan (y cómo) a la hora de subirse a la balanza y que restan en salud. Los nutricionistas calculan que el picoteo puede aportar en promedio entre 500 y 800 calorías, lo mismo que un almuerzo o una cena.

La Argentina está cada vez más gorda. Seis de cada 10 habitantes están excedidos de peso, de los cuales dos son obesos, según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR), realizada en 2013. En la dieta nacional, las grasas, el azúcar y la sal le están ganando “por afano” la batalla a las frutas y verduras, de las que sólo se ingieren dos unidades en promedio por día, menos de la mitad de la cantidad recomendada (cinco). Es que, por lo general, al “picar” entre comidas se eligen alimentos industrializados y de escaso valor nutricional (galletitas, snacks, gaseosas azucaradas) en lugar de recurrir a colaciones saludables (frutas, un trozo de queso, un yogur o frutas secas), que aportan proteínas, calcio, potasio y magnesio, entre otras vitaminas y minerales.

“Nuestra alimentación, y particularmente la de los niños, suele ser pobre en nutrientes esenciales y elevada en grasas saturadas, azúcares y sodio. Por lo general, es limitada la variedad de alimentos, realizamos desayunos incompletos o los suprimimos, concentramos mucho en una sola comida e incorporamos numerosas calorías con bajo aporte nutricional a través del picoteo que realizamos durante el día”, señaló la licenciada Cecilia Brett, miembro de la Asociación Argentina de Nutricionistas (AADYND).

Un sondeo realizado en marzo por la consultora TNS arrojó que el 70% de los argentinos no puede evitar picotear entre comidas. La elección de la mayoría son las galletitas, las golosinas o las papas fritas, que pueden aportar tantas o más calorías que una comida principal (entre 500 y 800 en promedio). “Lo ideal sería que no exista picoteo. Comer cada tres o cuatro horas, algún yogur descremado, algún trozo de queso descremado, una fruta, tomar infusiones que no tengan azúcar o agua”, explicó a Clarín la licenciada Carina Peretti, nutricionista de Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA), que elaboró un test para medir la alimentación saludable, fundamental para prevenir enfermedades no transmisibles (cardiovasculares, cáncer, diabetes, etc.).

El riesgo nutricional que implica ese picoteo está dado en gran medida porque por lo general se realiza en soledad y en medio de otra actividad (en el trabajo, mientras se conduce, se estudia o se mira televisión), a diferencia de cuando uno se sienta a la mesa a cenar o a almorzar.

“Con una alimentación saludable va a disminuir el riesgo de picoteo. Hay gente que no se sienta a comer durante el día y tiene obesidad porque se la pasa picoteando. Al no parar para comer, no registra que come. Entonces para la mente es como si no lo hubiera hecho”, añadió Peretti. Para evitar manotear la medialuna en la oficina, la nutricionista aconseja como regla de oro “no salir de casa sin desayunar”, contemplar en la rutina los quince minutos que implican tomar un café con leche con una tostada. Llevar una fruta en el bolso o la cartera o, por ejemplo, un puñado de almendras. El secreto, sostiene, está en cambiar el picoteo por una colación planificada.

“Reemplazar un snack calórico por un yogur, por ejemplo, es una medida sencilla que aporta una elevada cuota del calcio diario requerido. Si además está fortificado con vitaminas y otros minerales, tendrá una densidad nutricional mayor, representará una opción natural mucho más saludable y disminuiríamos las calorías”, agregó la licenciada Romina Sayar, vicepresidente de AADYND.

Para Peretti, lo principal es incorporar hábitos de alimentación saludable y cuanto más natural la elección, mejor. “Hay que tratar de no comer alfajores todos los días, pero de vez en cuando uno se puede dar un gusto sin sentir culpa”. Equilibrio, de eso se trata.

Fuente: http://www.clarin.com/sociedad/Picoteo-engorda-aportar-calorias-comida_0_1221478222.html

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?