Sal, ese veneno cotidiano que se oculta en el pan y las galletitas

Un sondeo para conocer los gustos del comensal argentino y cuánto saben sobre el contenido de los alimentos que ingieren a diario, no hizo más que corroborar lo que la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA) sospechaba.

“A la gente le gusta el pan y las galletitas porque las come todos los días en las cuatro comidas. Le siguen las carnes, las pizzas, las empanadas y los fiambres. El estudio confirmó lo que presumíamos. Algo sorprendente: el 90% considera que el pan y las galletitas no tienen sal, cuando en realidad es la principal fuente de sodio en la vida cotidiana. Este error conceptual en el conocimiento popular quizás se deba a que al comerlos no los sienten salados”, conjeturó el doctor Felipe Inserra, presidente de la SAHA, que dio a conocer los resultados del estudio en el XXII Congreso Argentino de Hipertensión Arterial que finalizó en Tucumán.

La mayoría de los argentinos sabe que los alimentos con más grasa y sal son los fiambres, los embutidos, los enlatados, los alimentos procesados, las sopas en sobres y los snacks. “Esto es cierto, pero no se comen todos los días. En cambio el pan y las galletitas sí, incluso las dulces, que también tienen sodio. Sin embargo, la gente lo desconoce”, remarcó Inserra.

Mala costumbre
Otro dato que preocupa es que el 35% de los comensales le añade sal a la comida antes de haberla probado. En este sentido, el médico destacó la importancia de la campaña del Ministerio de Salud de la Nación “Menos sal más vida”, para concientizar sobre el daño que produce la sal en el organismo, y la norma que exige a las industrias de panificados la reducción de un 25% de sal en sus productos. “Esto implica comer una cuarta parte menos de sal sin cambiarle el gusto al pan”, añadió.

Ingesta elevada
En nuestro país, el consumo diario promedio per cápita de sal es de 12 gramos. “¡Una exorbitancia! La OMS aconseja comer 5,5 gramos por día -analizó el especialista en HTA- Este cambio no se puede hacer de un día para otro, pero haber comenzado con la reducción de sal en el pan fue una medida saludable. Cuando uno suma todo lo que comemos al día, resulta que del 40% al 50% de la sal proviene del pan y de las galletitas”, enfatizó.

Otro concepto que la gente no lo tiene claro -según la encuesta- es creer que sólo deben reducir el consumo de sal las personas con hipertensión arterial. “La medida es para todo el mundo. La sal hace mal al organismo: aumenta la presión, provoca daño vascular y renal, cáncer gástrico, y acelera el envejecimiento, entre otros problemas de salud. El organismo humano no está preparado para comer la cantidad de sal que comemos”, subrayó.

La opción de las sales saborizadas
La ley que ordena a bares, comedores y restaurantes públicos no poner el salero en la mesa, “está bien hecha”, según los médicos especialistas en HTA, porque aclara que lo primero que deben ofrecer -si el comensal lo demanda- son las sales reducidas en sodio y saborizadas (ajo, apio, etc.), que tienen más potasio que sodio. El potasio, al revés del sodio, es bueno para la salud.

El agua mineral tiene bajo contenido de cloruro de sodio
Así como se desconoce que el pan es la principal fuente de sodio, la gente sobredimensiona otras cosas: se cuida del agua mineral porque cree que tiene mucha sal. “No es así: la cantidad que aporta es ínfima, y podemos tomarla todo el día. Además, la sal del agua no es cloruro de sodio, son otras sales como bicarbonato y sulfato de sodio, y no está demostrado que estas sales suban la presión y que provoquen daños”, aseguró el doctor Felipe Inserra. Muchos exageran por falta de información, por desconocimiento. El 60% de los encuestados respondió que sí dejaría de tomar agua mineral para bajar la ingesta diaria de sal. En cambio, no lo tienen en cuenta al pan.

“Si uno decide comer menos sal hay que ser moderado con la cantidad de pan que come, al igual que con los alimentos procesados, envasados. Lo mejor comer más alimentos naturales, más frutas y verduras porque tienen vitaminas, minerales, antioxidantes y potasio. El potasio -y no el sodio- le hace muy bien al organismo”.

 

Fuente: http://www.lagaceta.com.ar/nota/635319/salud/sal-ese-veneno-cotidiano-se-oculta-pan-galletitas.html

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?