Tomar mate, la temperatura del agua y el riesgo de padecer cáncer

Tomar mate, la temperatura del agua y el riesgo de padecer cáncer¿Puede el hábito de tomar mate incrementar el riesgo de padecer cáncer?

La inquietud resurgió recientemente en el país –el mayor productor mundial de yerba mate y, junto con Uruguay, el mayor consumidor de la infusión– luego de que el sector agroproductor pusiera en foco que el mate está clasificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como probable cancerígeno (2 A), es decir, en la misma categoría en la que fue ubicado hace dos meses el agroquímico glifosato.

El “mate caliente” (“hot mate”) fue efectivamente incluido en 1991 por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, Iarc, (el área especializada en cáncer de la OMS) en el grupo 2A, es decir como probable cancerígeno. El organismo, no obstante, no precisa qué temperatura se considera “caliente”.

El mate a secas, en cambio, no es clasificable por su carcinogenicidad para los seres humanos y, por lo tanto, se ubica en el grupo 3 de la Iarc, según confirmó Kate Guyton desde el organismo ubicado en Lyon (Francia), ante una consulta realizada por La Voz del Interior.

“Evidencia limitada”

“La categoría 2A es usada cuando hay evidencia limitada de carcinogenicidad en seres humanos, y suficiente evidencia en experimentos realizados en animales”, explicó.

“En el caso del mate caliente –añadió la científica– la clasificación se basó en evidencia limitada en seres humanos”. Y precisó que eso significa que “se ha observado una asociación positiva entre la exposición al agente y el cáncer, pero no pueden ser descartadas otras explicaciones”.

No obstante, Guyton advirtió que la infusión “ha sido nominada como una prioridad para ser reevaluada”, por lo cual está siendo considerada para volver a ser analizada el año próximo por el organismo a través de un panel internacional de expertos. Esto se debe a nueva evidencia epidemiológica, datos de estandarización biológica y estudios mecanicistas del cáncer.

Por qué se lo incluyó

De acuerdo con la monografía de la Iarc de 1991, a la que accedió este diario, los tipos de cáncer que se vinculan con el consumo de mate caliente son los que afectan la boca y el tracto digestivo superior: boca y faringe, laringe y esófago.

La evaluación se basa en siete trabajos realizados a través de estudios de control de casos entre 1985 y 1990, cuatro de ellos en Uruguay, dos en Brasil y uno en Argentina.

Los hallazgos serían compatibles con la composición de la bebida, o a la temperatura en que se ingiere, o bien a ambos supuestos.

No obstante, en algunos de los trabajos se señala que la correlación positiva entre la ingesta de mate caliente y el mayor riesgo de cáncer se dio entre quienes toman grandes cantidades de la infusión (más de un litro diario) y a temperaturas calificadas como “muy calientes”.

Además, en algunos estudios también aparecen como variables intervinientes el tabaco y el alcohol, y en uno incluso se advierte que los efectos conjuntos del mate y la ingesta de alcohol, y del mate y el tabaco, parecen potenciarse.

La monografía de la Iarc también subraya que se deben revisar algunos puntos para llegar a resultados concluyentes, así como contar con la confirmación de los hallazgos por parte de otros grupos de investigadores.

No asustarse

Para Marcelo Fogtman, hasta marzo pasado presidente de la Asociación de Oncólogos Clínicos de Córdoba e integrante de la comisión directiva de la Asociación Argentina de Oncología Clínica, no hay que asustarse ni dejar de tomar mate, sino tener en cuenta precauciones.

“Para empezar, son muy pocos los estudios concretos y con suficientes datos relevantes sobre la ingesta de mate caliente y el riesgo de sufrir cáncer. Los que hay no llegan a resultados definitivos”, consideró. “Sería necesario realizar investigaciones prospectivas con un análisis estadístico, y que tuvieran ese objetivo específico”, dijo.

No obstante, advirtió que en varios de ellos surge una vinculación entre el consumo de la infusión a altas temperaturas y, en particular, el cáncer de esófago.

“Esto podría relacionarse con lesiones térmicas directas o indirectas”, explicó, y señaló que en el tracto digestivo “hay una barrera que nos protege, que es la mucosa cuya función podría interferirse por la irritación debida al calor”.

Esto significa que la exposición frecuente a temperaturas elevadas podría modificar las características de la mucosa, y así generar lesiones o una irritación crónica por hipertermia local, lo que facilita la exposición a agentes carcinógenos.

“Porque es importante recordar que en el cáncer difícilmente se trata de un factor aislado, sino que siempre hay que considerar la multicausalidad”, afirmó. De la misma manera, Fogtman aclaró que estas lesiones térmicas se asocian con el mate y no con otras infusiones como el té o el café, debido a los diferentes mecanismos involucrados en la ingesta.

“Cuando uno toma café o té, va tomando de a sorbos y, mientras tanto, lo que queda en la taza va bajando la temperatura, pero en el mate el recipiente preserva la temperatura elevada en forma constante”, indicó. Y mientras el té y el café suelen ser ingestas “únicas”, el mate se toma en períodos largos.

Las categorías de la Iarc (OMS)

Grupo 1. “Carcinógeno para el ser humano”. Pruebas suficientes en humanos. Ejemplo: el tabaco.

Grupo 2 A. “Probablemente carcinógeno para el ser humano”. Hay pruebas limitadas en humanos o suficientes en animales.

Grupo 2 B. “Posiblemente carcinógeno para el ser humano”. Hay pruebas limitadas en humanos e insuficientes en animales.

Grupo 3. El agente “no puede ser clasificado por su carcinogenicidad en los seres humanos”.

Grupo 4. El agente “es probablemente no cancerígeno para los seres humanos”.

Fuente: http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/tomar-mate-la-temperatura-del-agua-y-el-riesgo-de-padecer-cancer

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?