Un estudio confirma el impacto de las medidas antitabaco

Los resultados de un estudio publicado en el Journal of the National Cancer Institute (JNCI) de Estados Unidos muestran que los esfuerzos realizados en ese país entre 1975 y 2000 en pos de la lucha antitabaco dieron excelentes resultados: se previnieron 795 mil muertes sólo por cáncer de pulmón.

Este antecedente constituye, sin lugar a dudas, una fuente de inspiración para países como Argentina en el cual si bien se viene trabajando y mucho en ese sentido, aún falta implementar políticas estrictas y completas respecto de cómo combatir esta adicción, cuyas consecuencias para la salud generan alrededor de 40 mil muertes por año.

En el caso de Estados Unidos, los tres pilares de este esfuerzo que hoy está mostrando sus frutos fueron la prohibición de fumar en lugares públicos, el incremento del impuesto de los cigarrillos y las campañas de concientización.

Cabe destacar que, en el caso estadounidense, al comienzo la prohibición de fumar regía únicamente para los lugares cerrados, hasta que en 2010 se comenzó a barajar la posibilidad de que también rigiera para los sitios abiertos. Así, en 2011 por ejemplo la emblemática Ciudad de Nueva York dispuso que no se puede fumar en ninguna plaza ni parque público. Esta disposición por supuesto incluye al famosísimo Central Park.

El equipo de investigadores liderado por el doctor Suresh Moolgavkar, integrante del programa de Bioestadísticas y Biomatemáticas del Centro de Investigación sobre el Cáncer Fred Hutchinson de Seattle, en Estados Unidos, desarrolló un sofisticado modelo para calcular los cambios en los patrones de tabaquismo de ese país norteamericano.

De este análisis, se extrajo que entre 1975 y 2000 ocurrieron 2,1 millones de muertes por cáncer de pulmón entre los hombres y alrededor de 1,05 millones entre las mujeres. Con esa cifra en mano y considerando lo que ocurría antes, los investigadores sostuvieron que gracias a las acciones realizadas se evitaron 552 mil fallecimientos entre los hombres y 243 mil entre las mujeres.

“Dejar de fumar definitivamente reduce las muertes por cáncer de pulmón. El problema es que pese a la difusión, aún son muchas las personas que fuman. Pero esto no debe hacernos bajar los brazos porque sabemos que la forma más eficaz de reducir la carga del cáncer de pulmón es lograr que los fumadores abandonen el hábito pero sobre todo evitar que los no fumadores comiencen a hacerlo”, expusieron los miembros del equipo de Moolgavkar en la edición online del JNCI.

“Además no debemos olvidarnos de que más allá del cáncer de pulmón, la cesación tabáquica reduce también las tasas de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)”, concluyeron.

El caso Argentino

Aún contando con menos años de trabajo en el tema y considerando que se trata de un país que firmó pero no ratificó el Convenio Marco para el Control del Tabaco, en la Argentina es mucho lo que se ha logrado en los últimos años en materia de prevención de las enfermedades causadas por el cigarrillo.

Sin ir más lejos, a comienzo de este año comenzó a regir la modificación de la ley 1.799 que inicialmente había sido aprobada por la Legislatura Porteña 2005 y que habilitaba solamente a los lugares con determinadas medidas a tener espacios para fumadores, mientras los demás sitios gastronómicos tenían que resignarse a colgar el cartelito de “prohibido fumar”.

A partir de la modificación -ampliación en realidad- esto cambió y desde enero de este año la Ciudad Autónoma de Buenos Aires es 100% libre de humo. Esto quiere decir que no se puede fumar en ningún espacio público.

Si bien obviamente esta medida -que también está vigente en diversas provincias como Córdoba, Mendoza, Entre Ríos y Neuquén, entre otras, redundó en beneficios para todos los ciudadanos, los más beneficiados fueron los principales objetivos del humo de segunda mano: los trabajadores de lugares gastronómicos, las personas que conviven con fumadores ya sea en oficinas u otros trabajos y los chicos.

“Está ampliamente demostrado que todas las medidas tienen su efecto. En el caso de declarar una ciudad 100% libre de humo, los efectos son inmediatos y se pueden medir fácilmente. En los mozos y mozas, por ejemplo, mediante diversos análisis se comprobó que la desaparición de los síntomas relacionados a la inhalación del humo de tabaco ocurre prácticamente al instante de haber cesado la exposición”, sostuvo la doctora Marta Angueira, médica cardióloga, coordinadora del Programa de Prevención y Control del Tabaquismo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

“En otro orden podemos hablar de los hijos y las esposas o esposos de las personas fumadoras que aunque aún pueden hacerlo en el ámbito de sus casas, gracias a la difusión de información sobre las enfermedades provocadas por el cigarrillo, o dejaron de hacerlo o al menos tomaron la costumbre de hacerlo ‘puertas afuera’. Por todo esto es muy importante seguir trabajando incansablemente porque las alternativas no se acaban nunca”, completó la especialista.

 Fuente: http://prosalud-news.com.ar/cables/19-03-12-conclusiones-lucha-tabaquismo.html

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?