“Una intoxicación puede distorsionar la realidad y causar un accidente”

A poco de conocida la autopsia de la modelo Jazmín De Grazia, fallecida en la tarde de ayer, un cuadro comenzó a circular en los medios de comunicación. Varios comunicadores comenzaron a hablar de “delirio fatal agitado” como causante de la muerte de la joven de 27 años.

Para entender de qué se habla cuando se menciona ese trastorno, Infobae.com consultó al médico psiquiatra Julio Ángel Brizuela (MN 60896), quien aclaró que lo interesante es entender qué es un delirio.

“Se trata de la pérdida de la posibilidad de manejo intelectual y razonable del sujeto. Cuando un sujeto pierde la posibilidad razonante y comienza a vivir una situación extraña estamos en presencia de un delirio. La persona pasa a estar imbuida en una realidad ajena a la que la circunda y a partir de esa percepción todos los estímulos los pasa por el filtro de esa realidad extraña que está viviendo”, definió a grandes rasgos el especialista.

Sin embargo, consideró que “es muy sencillo entender que un sujeto intoxicado ya sea con alcohol, drogas, sustancias químicas (que pueden ser hasta insecticidas) puede delirar”.

Anclando las definiciones en el caso de la muerte de la modelo Jazmín De Grazia, hallada muerta en su bañera en la tarde de ayer, Brizuela destacó que “estando en presencia de una joven vital, sana, con contactos absolutamente normales en las últimas horas, lo que se debe pensar es que lo más común que se da en jóvenes es que la intoxicación llegue a provocar distorsión y accidente“.

“Muchas veces el consumo de drogas inducen accidentes”, insistió el profesional, para quien “estamos buscando demasiadas explicaciones para entender algo sencillo”.

El presidente del capítulo de juego patológico y otras adicciones conductuales de la Asociación de Psiquiatras Argentinos destacó que “lo concreto es que era una joven sana, sin antecedentes de enfermedad, por lo que lo más factible para deducir es que hubo una intoxicación, que puede haber sido por drogas, alcohol, muchísimas cosa”.

“Esa distorsión causada por tóxicos o bien le produce un delirio, que es lo más complicado, o le quita reacción ante el peligro. Porque está intoxicada pierde el control de su cuerpo”, reflexionó.

Acerca de los causales de la muerte de la joven modelo de 27 años, Brizuela resaltó que “siempre se debe deducir lo racional y buscar lo más sencillo para entender estas cosas. Sobre todo en los jóvenes”. Y continuó: “No sería extraño que haya tomado una sustancia legal o ilegal que distorsione su percepción de la realidad y causó un accidente”.

“Yo creo que esto tiene apariencia de ser un accidente dentro de lo que puede ser consumo de algo que le quitó capacidad de reacción; no hagamos las cosas tan complicadas porque lo más”, finalizó.

En el mismo sentido, la médica clínica Mariana Lestelle dijo a Radio 10 que “al tratarse de una paciente muy joven, el cuadro debería encararse como muerte súbita, es decir, un paciente que en las 24 horas previas no tenía síntoma de sospecha. Y a partir de ahí analizar todas las causas de muerte súbita“.

“Para saber si hubo delirio fatal agitado hay que ver al paciente”, destacó y aclaró que “el delirio fatal agitado tiene diferentes causas: desde un traumatismo de cráneo hasta consumo de drogas…si hubiera delirio fatal se debería haber encontrado cosas rotas en toda la casa”.

Qué es el delirio fatal agitado

Para poner blanco sobre negro, el médico psiquiatra, adictólogo, y terapeuta cognitivista Sebastián Palermo (MP 28500/7 CMPC) definió que el delirio fatal agitado “se trata de un estado de excitación mental, caracterizado por gran agitación, hipertermia y agresividad, sumado a una fuerza excepcional y resistencia sin aparente fatiga”.

Este tipo de delirios fue descripto hace muchos años por el doctor Luther Bell (1849) y se observó que quienes lo padecían, no necesariamente debían sufrir de enfermedades mentales previas como se especulaba y que la relación con el consumo de drogas era muy evidente.

“Actualmente se interpreta que el estrés producido por la percepción personal de peligro (delirio) o amenaza de vida, produce un mecanismo de lucha o huida que puede producir un paro cardíaco”, definió.

Palermo consideró que “en algunos casos se puede producir una descarga de catecolaminas (adrenalina y noradrenalina que son estimulantes de todo el sistema cardíaco) tan intensas que afectan a un corazón previamente dañado (se cree que puede ser debido al uso de drogas ilegales que afectan el corazón como la cocaína) produciendo la muerte súbita”.

“Los delirios, para que se pueda entender mejor, son creencias internas de características irrefutables, es decir, hay una convicción absoluta de lo que se cree. Si una persona esta convencida de un peligro inminente reaccionará fisiológicamente de acuerdo a esto. Es decir su cuerpo se preparará para tal situación”, agregó.

“El delirio está directamente asociado a los niveles de dopamina en el sistema nervioso central. La dopamina es un neurotransmisor que cumple múltiples funciones y que está directamente relacionada con estados de euforia o depresión dependiendo de si está aumentada o disminuida de sus niveles normales -explicó-. El aumento de la estimulación de la dopamina en determinadas partes del cerebro puede generar, también, el aumento de la temperatura corporal llevando al organismo a temperaturas de hasta 40 grados, lo que produce como consecuencia directa la destrucción de tejido muscular, produciendo serios daños a nivel renal“.

Y finalizó: “El delirio fatal agitado se caracteriza por creencias de peligros inmediatos, que hacen vivir al sujeto estados de estrés extremos, produciéndose la liberación grandes cantidades de catecolaminas al torrente circulatorio con el objetivo de generar un estado de huida o defensa. Este aumento brusco de tales neurotrasmisores, sumado a fallas renales por la destrucción de músculo (rabdomiolisis) puede ser fatal para la vida del individuo si lo que se suma a la ecuación son drogas ilegales con efectos cardiotóxico como lo son la cocaína y otros estimulantes“.

Fuente: http://saludable.infobae.com/una-intoxicacion-puede-distorsionar-la-realidad-y-causar-un-accidente/

Confían en nosotros:

© 2017 - SIFEME S.A. Maipú 471. 6° piso. Capital Federal. Tel/Fax: +54 (011) 4394-7288. E-mail: info@sifemesa.com.ar

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?